Residuos

  • Formular e implementar un nuevo modelo de aprovechamiento de residuos orgánicos y de material reciclable, orientado hacia la economía circular. 

Con esta acción se proyecta gestionar los residuos con un enfoque orientado hacia la economía circular y, de esta manera, desviar y buscar valorizar de manera significativa los que hasta la fecha solo han tenido como alternativa la disposición final en el relleno sanitario. 

Lo anterior significa reducir considerablemente la disposición final de residuos sólidos con programas y proyectos que incluyan el fomento al desarrollo de niveles de conocimiento y disciplina para la separación en la fuente; la estandarización de métodos y tecnologías de recolección y transporte de residuos aprovechables; el desarrollo e implementación de estrategias para la dinamización de cadenas de valor; la cultura ciudadana para disminuir el desperdicio de alimentos y promover su tratamiento in situ; acciones de recolección, transporte y tratamiento diferenciado de los residuos sólidos orgánicos; y estrategias de afirmación y fortalecimiento de la población recicladora de oficio. 

Dentro del actual Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos 2020 se incluyen los programas de residuos orgánicos, aprovechamiento e inclusión a recicladores, en los que se definen subacciones concretas para el desarrollo de la acción. Además, el aprovechamiento de material reciclable y residuos orgánicos está contemplado dentro de las metas en la Política de Ecourbanismo y Construcción Sostenible y las del Programa Cuidado y Mantenimiento del Ambiente Construido del Plan Distrital de Desarrollo. 

La medida se coordinaría entre las entidades encargadas de garantizar la prestación, coordinación, supervisión y control de los servicios de recolección, transporte y aprovechamiento de residuos y las empresas prestadoras de servicios públicos en el Distrito Capital.

 

  • Mejorar la actual disposición final y tratamiento de los residuos, mediante la implementación de alternativas de tratamiento térmico o similar con generación de energía.

Esta acción busca garantizar en el corto plazo la adecuada disposición final de residuos sólidos en el relleno sanitario Doña Juana, mientras en el mediano y largo plazo se realiza la implementación gradual de alternativas de tratamiento térmico o similar con generación de energía u otros subproductos para disminuir significativamente el enterramiento de residuos. 

Lo anterior incluye acciones para mejorar el aprovechamiento del biogás proveniente del predio Doña Juana, lograr la adecuada operación del relleno sanitario y el cumplimiento de los requerimientos socioambientales, implementar alternativas de tratamiento o valorización de lixiviados generados en el predio Doña Juana y llevar a cabo todos los estudios de viabilidad, construcción y seguimiento de las nuevas tecnologías y procesos para el aprovechamiento térmico de los residuos. 

Dentro del actual Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos 2020 se contempla el programa de disposición final, en el que se definen subacciones concretas para el desarrollo de esta acción. Además, la búsqueda de alternativas de tratamiento térmico para los residuos está contemplada dentro de las metas del programa ¿Cambio cultural para la gestión de la crisis climática¿ del Plan Distrital de Desarrollo. 

La medida se coordinaría entre las entidades encargadas de garantizar la prestación, coordinación, supervisión y control del relleno sanitario del Distrito Capital. 

 

  • Aumentar la capacidad de las plantas de tratamiento de aguas residuales con tratamiento secundario para poder tratar las aguas residuales generadas en la ciudad.

Actualmente, la planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR) Salitre es el principal sistema de tratamiento de aguas residuales de Bogotá; sin embargo, esta no cubre el 100 % de las aguas generadas. 

Con esta acción se busca disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del tratamiento y descarga de las aguas residuales mediante el incremento en el porcentaje de vertimientos que son tratados en PTAR con tratamiento de lodos y captura de biogás, lo que contribuye, a la vez, a la descontaminación del río Bogotá. Esto incluye la ampliación de la PTAR Salitre y puesta en marcha de la PTAR Canoas para llegar a una cobertura del 100 % de las aguas residuales domésticas de la ciudad, así como el refuerzo de las actividades de vigilancia y control de los vertimientos industriales que son captados mediante el alcantarillado del Distrito Capital. 

El programa de saneamiento del río Bogotá busca contribuir al cumplimiento de dos objetivos en el proceso de recuperación de este. El primero está encaminado a contar con un cuerpo de agua con unas condiciones estéticas mínimas, que no sean agresivas para la población, es decir, un curso sin residuos sólidos flotantes, grasas, aceites, espumas, entre otros. El segundo está dirigido a convertir las aguas del río Bogotá en una fuente de agua disponible para el uso pecuario y agrícola sin restricción. 

La medida es coordinada por la entidad que realiza la gestión integral del sistema de alcantarillado en el Distrito Capital.