Edificaciones

  • Soluciones energéticas alternativas basadas en fuentes no convencionales de energía renovable en los proyectos de infraestructura y vivienda.

La energía eléctrica suministrada en Bogotá, como parte del Sistema Interconectado Nacional (SIN), proviene en su mayoría de centrales hidroeléctricas, un mecanismo limpio de generación de energía. Sin embargo, actualmente una importante fracción de esta energía proviene de centrales térmicas. La descarbonización del SIN es una tarea compleja a la que Bogotá puede contribuir al aprovechar con fines energéticos los recursos renovables disponibles en su territorio. 

Con esta acción se busca implementar Fuentes No Convencionales de Energía Renovable - FNCER en los principales sectores consumidores de energía eléctrica de Bogotá (residencial, comercial y público e industrial), diversificando la matriz energética de la ciudad y reduciendo la dependencia de fuentes de energía convencionales. Con la instalación de energía solar fotovoltaica en las diferentes edificaciones de la ciudad se espera reducir el consumo de energía proveniente del SIN y evitar las pérdidas de transmisión y distribución asociadas. 

Esta acción también incluye la exploración del aprovechamiento para usos térmicos de la energía solar y de los mecanismos por los cuales Bogotá pueda apoyar directa o indirectamente las iniciativas de penetración de energías renovables en el mercado eléctrico colombiano. 

 

  • Mejoras energéticas en edificaciones existentes (ahorro y eficiencia energética) 

La mayoría de las edificaciones existentes en la ciudad están equipadas actualmente con tecnologías para las que ya se encuentran alternativas que ofrecen los mismos servicios con una mayor eficiencia. Esto representa un potencial de mitigación de emisiones GEI derivado del consumo de energía en iluminación, calefacción de áreas, calentamiento de agua, y uso de electrodomésticos en las construcciones existentes. 

Esta acción busca implementar medidas que permitan mejorar la eficiencia en el consumo de energía de las edificaciones existentes, a través de la actualización de tecnologías para la iluminación, calefacción, y de electrodomésticos, hacia alternativas con un menor consumo energético. También se consideran mejoras y adecuaciones constructivas que permitan reducir los requerimientos energéticos y los cambios en los hábitos de los consumidores que permitan evitar consumos sin que la calidad de vida o el confort se vean afectados. 

La mitigación de gases de efecto invernadero se da mediante la disminución del consumo de energía y por lo tanto de las emisiones asociadas. Adicionalmente, la disminución de los consumos de energía junto con la adopción de hábitos de consumo pueden ser elementos que faciliten la descarbonización del suministro de energía desde el SIN. 

 

  • Estándares energéticos más exigentes para garantizar construcciones nuevas altamente eficientes.

El crecimiento de la ciudad requiere de un enfoque de desarrollo sostenible que contribuya con la conformación de un territorio resiliente que mitiga y se adapta al cambio climático. 
Esta acción busca que las nuevas edificaciones que se construyan en la ciudad (vivienda, institucional, comercial) tengan normas constructivas dirigidas hacia la reducción de demandas energéticas. Se espera que, mediante estas normas y demás instrumentos disponibles se garantice que las nuevas construcciones minimicen los requerimientos de uso de energía durante su vida útil. 

Se espera también que las nuevas edificaciones incluyan el uso de tecnologías eficientes en los equipamientos, diseño de espacios para facilitar la calefacción y/o ventilación e iluminación natural, cuenten con la infraestructura requerida para facilitar la electrificación de los usos finales, cuenten con tuberías para agua caliente con altos niveles de aislamiento térmico, entre otros. Con la implementación de esta acción se espera optimizar el consumo de energía, e idealmente contribuir positivamente con la implementación de las otras acciones de mitigación, en las nuevas edificaciones disminuyendo la demanda energética y con ello las emisiones GEI asociadas.