Campañas en Bogotá     

  • ¡Protejamos la tingua azul en su migración!  

 

La tingua azul (Porphyrio martinica) es una de las 176 especies de aves que habitan los humedales y cuerpos de agua de Bogotá.                            

Es un ave migratoria que mide cerca de 33 cm de alto, es de color azul y verde azuloso, tiene un pico grueso de color rojo en la base y amarillo en la punta, sus patas son largas, con dedos largos y de color amarillo. Los individuos juveniles son de menor tamaño y presentan una coloración café verdosa predominante en cuerpo y pico. 
 
Tingua azul
 
La tingua azul, al ser una especie de ave migratoria, presenta un área de distribución amplio, siendo encontrada desde el sur de los Estados Unidos hasta el norte de Argentina y Uruguay. En Colombia se han documentado poblaciones residentes principalmente por debajo de los 1.000 m de altitud. En Bogotá, D.C., se les puede apreciar entre los meses de octubre y abril cuando realizan su migración desde los llanos de la Orinoquia; no obstante, aún no se conocen con claridad las rutas migratorias. 
 
Durante su vuelo, el cual realizan especialmente durante las noches, estas aves caen cansadas y desorientadas en sitios como tejados, calles, patios de casas y parques de la ciudad, quedando vulnerables y en muchos casos heridas.
 
Debido a la importancia ecológica que representan las aves migratorias, desde el año 2000 la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA) lidera la campaña de protección, recuperación y liberación de la tingua azul.
 
Es por esto que la SDA invita a que los ciudadanos que encuentren una de estas aves se comuniquen inmediatamente a los teléfonos (llamadas o WhatsApp) o correo electrónico:
 
  • Oficina principal: 377 8854, 377 8800. Lunes a viernes de 7:00 am - 5:00 pm.
  • Oficina Terminal Salitre: 318 827 7733. Lunes a domingo, 24 horas.
  • Oficina Terminal Sur: 318 712 5560. Lunes a domingo, 24 horas.
  • Oficina Aeropuerto: 318 261 6876. Lunes a domingo, 24 horas.
  • Correo electrónico: fauna@ambientebogota.gov.co 
A través de estos canales de comunicación, el Grupo Fauna Silvestre indicará las medidas de manejo temporal de las tinguas rescatadas y el procedimiento para realizar su entrega a la Entidad, que se encargará de suministrar el adecuado soporte nutricional, realizar la valoración médica y biológica y posteriormente liberarlas en sus hábitats.
 
También las pueden llevar a las Oficinas de Enlace de la SDA ubicadas en las Terminales de Transporte de Bogotá (llamar primero a las líneas mencionadas antes de ir): 
 
  • Terminal El Salitre: Dg. 23 # 69-11, Módulo 5, Oficina 106. 
  • Terminal del Sur: Calle 57 Q # 75F-82, Taquilla 27. 
En caso de encontrar una de estas aves se recomienda tener los siguientes cuidados, en tanto son entregadas a la Secretaría Distrital de Ambiente:
 
  • Introducirla en una caja de cartón amplia (donde pueda desplazarse), libre de residuos y olores ofensivos.
  • Ubicarla en un lugar aislado, evitando el ruido y la presencia de personas y mascotas.
  • Momentáneamente se le puede suministrar en un platón o tazón de gran tamaño agua con azúcar, y dentro del mismo recipiente adicionar vegetales rayados (espinaca, zanahoria o lechuga), arroz crudo y concentrado para perros o gatos.
  • La serpiente sabanera

 

Protejo a los ecosistemas bogotanos de la proligeración de plagas

La Serpiente Sabanera (Atractus crassicaudatuses un reptil de tamaño relativamente pequeño que alcanza un máximo de 400 a 440 mm en la adultez (Dunn 1944, Lynch y Rengifo 2001). De cuerpo cilíndrico y cabeza pequeña difícil de distinguir del cuerpo y ojos pequeños con pupila redonda (Boulenger 1894).

Debido a su tamaño y al no poseer veneno es completamente inofensiva para el hombre. Al sentirse amenazada puede moverse rápidamente escavando bajo rizomas de pastos, sustratos suaves y disgregados.

La A. crassicaudatus es endémica de Colombia que se encuentra en zonas altas entre los 2000 y los 3200 m.s.n.m. de los departamentos de Cundinamarca, Boyacá, Santander y Meta (Lynch y Rengifo 2001). Esta serpiente es común en la sabana de Bogotá y se adapta con facilidad a espacios con intervención humana en sectores urbanos de la ciudad. Tiene preferencia por zonas verdes con humedad media cercanas a cuerpos de agua como humedales o quebradas. Se puede encontrar debajo de piedras o estructuras de concreto, bajo material vegetal acumulado y en descomposición, troncos caídos, y maderas abandonadas. Es común encontrarlas cuando se está removiendo tierra en obras civiles o cuando se está preparando la tierra en cultivos y jardines (DAMA 2003). Lo cual lleva a un conflicto con el hombre debido a la tradicional percepción negativa que las personas tienen de las serpientes y que termina en el sacrificio injustificado de los individuos. Adicional al sacrificio injustificado por parte de las personas la serpiente sabanera también se ve amenazada por la destrucción del hábitat en la trasformación urbanística que afecta las áreas verdes y la disminución de su nicho térmico con el cambio climático. 

 

¡RECUERDA! La Serpiente sabanera es inofensiva, NO DAÑA A LAS PERSONAS. Ayúdala A SOBREVIVIR.

 

  • El caracol africano

Caracol gigante africano una amenaza a enfrentar

Gráfico del caracol africano

El caracol Gigante Africano (Achatina fulica) es reconocido a nivel mundial como una de las 100 especies exóticas invasoras más dañina en el mundo, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Es importante resaltar que no todos los caracoles son nocivos, y por ello es necesario conocerlo e identificarlo.

El caracol Africano es considerado como una plaga omnívora y hermafrodita, ya que dadas las características ecológicas y biológicas de la especie, una vez se establece, difícilmente se puede erradicar; es capaz de sobrevivir en condiciones adversas y puede aumentar rápidamente el tamaño de sus poblaciones alimentándose de hojas, líquenes, algas, hongos y animales en descomposición.

¿Por qué el caracol africano es una amenaza?

  • Trasmite parásitos y bacterias que pueden causar la muerte a personas o animales.
  • A través de su baba este caracol causa graves enfermedades en el sistema nervioso central como la meningoencefalitis eosinofílica y digestivas como la ileocolitis eosinofílica.
  • Desplaza especies nativas y causa daños irreparables a nuestros ecosistemas, dado que sobrevive en todos los climas.
  • Acaba con cultivos, generando grandes pérdidas económicas. 

La Secretaría Distrital de Ambiente como autoridad ambiental hace un llamado a la ciudadanía para prevenir que este molusco que afecta negativamente la biodiversidad, la salud pública y la productividad agrícola de Colombia, no sea comercializado, manipulado o transportado desde y hacia otras regiones del país.

Actualmente, en el marco de la Resolución 654 de 2011 del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, se está llevando a cabo la implementación del Plan de Acción Distrital para la prevención, control y manejo de la especie exótica invasora caracol gigante africano (Achatina fulica), a través de mesas de trabajo que cuentan con la participación de la Policía Nacional, Ministerio de Salud, MinAmbiente, Instituto Nacional de Salud, Instituto Colombiano Agropecuario, Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, Secretaria Distrital de Salud, Secretaria de Educación Distrital, Unidad Administrativa especial de Servicios Públicos,  Instituto Distrital de Recreación y Deporte, Jardín Botánico de Bogotá José Celestino Mutis, Instituto de Ciencias Naturales (UNAL), Empresa de Acueducto, alcantarillado y aseo de Bogotá, Fiscalía contra los Recursos Naturales y el Medio Ambiente y Contraloría (Ver Plan de acción para la prevención, control, y manejo del caracol gigante africano).

Para mayor información acerca de este tema, o para la realización de capacitaciones y/o sensibilizaciones en su entidad o institución educativa, pueden escribirnos al correo electrónico fauna@ambientebogota.gov.co, o llamarnos al 3778854 / 8917 o 3003197888.

Resolución  0654 del 7 de abril de 2011 del Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial mediante la cual se adaptan las medidas que deben seguir las autoridades ambientales, para la prevención, control y manejo de la especie Caracol Gigante Africano (Achatina fulica).