Adaptación

Se refiere a las acciones que deben llevarse a cabo para ajustarse a las nuevas condiciones generadas por el cambio climático (aumentos y reducciones en la temperatura y las lluvias, periodos de sequías más prolongados, fenómenos hidroclimáticos más frecuentes e intensos, etc.), de tal manera que dichas condiciones no amenacen los medios de subsistencia, el bienestar y/o la vida de las personas; la capacidad de los ecosistemas para prestar servicios ambientales y la infraestructura y por el contrario se aprovechen las oportunidades beneficiosas actuales o futuras del cambio en el clima y sus efectos. 

 

Metas

Las metas de adaptación al cambio climático en Bogotá D.C. buscan mejorar la capacidad adaptativa y aumentar la resiliencia a los riesgos relacionados con el clima, que puedan afectar, en la actualidad y en escenarios futuros de cambio climático (proyecciones de precipitación y temperatura), el estado de salud de los ecosistemas; la infraestructura; el bienestar de la población y la prosperidad económica. 

Bajo este contexto, a 2050 Bogotá D.C. será resiliente a las amenazas climáticas que afectan su territorio con mayor intensidad, a partir de acciones que reduzcan la vulnerabilidad climática y aumenten la capacidad de adaptación.